Categorías

Suscríbase a nuestras noticias

¿Lo sabía?

Documento sin título

Visitas

Facebook de Perú defiende la Vida

Fecundación in vitro: Cerrando los ojos al filicidio (primera parte)

.

La manipulación de embriones que después se eliminan o "se pierden" es el producto de muchas técnicas de fertilización asistida.

En el último Somos, suplemento del diario El Comercio, del sábado 23 de este mes, aparece en la página 30 el artículo denominado “Fallos de origen” escrito por Marcos Chumpitaz. El periodista señala que se ha abierto una polémica por un estudio que indica  que la fertilización in vitro alteraría la actividad de los genes en el embrión haciendo que éste sea susceptible de desarrollar enfermedades como la diabetes y la obesidad. En su artículo entrevista al Dr. Pedro Bendezú, gíneco-obstetra de la Clínica “Concebir” que realiza una débil defensa de esta empresa.

El artículo, de tono complaciente, para la gravedad de lo que significa el estudio reciente, es también una muestra de cómo se ha olvidado que hay varios problemas  éticos detrás de las técnicas de “fertilización in vitro con transferencia de embrión” (FIVET) y uno principal, la eliminación de seres humanos concebidos que ya no serán anidados en los úteros de sus madres para que puedan nacer.

La paradoja de preocuparse más por la enfermedad que por la muerte.

El artículo cae en una paradoja mortal. Y es porque el autor del informe ya se había  mostrado anteriormente complaciente con la técnica y sus promotores en anteriores reportes de Somos. Su falta de objetividad tiene dos ángulos: el primero de preocuparse más por las posibles enfermedades que cause el proceso de fecundación in vitro en los futuros niños que nazcan, y pasar de largo que, para que se dé este proceso, de cinco a ocho otros embriones, mejor dicho, personas, han tenido que morir en el proceso. A estos embriones, los científicos, han querido denominarlos “embriones supernumerarios” para evitar el molestoso problema ético de señalar que son personas, y que en nuestro país, según la Constitución Peruana, tienen derechos porque no hay distinción si son concebidos  dentro o fuera del útero.

Según lo que afirman las técnicas se fertilizan aproximadamente de 6 a 10 embriones, y la tasa de éxito (?) es del 30%. Es decir, que unos para  padres para que puedan “tener” un hijo, han tenido que sacrificar un promedio de ocho hijos con sólo una posibilidad del 30% de que efectivamente uno nazca, y ahora con el reciente estudio, resulta que encima existe el riesgo de enfermedades producidas por la susodicha técnica.

El segundo ángulo de falta de objetividad es no contrastar lo que opinaron estos médicos el 2008 en que aseguraron no habían problemas con la tecnología de fertilización con lo que en el reportaje actual opinan y que veremos el siguiente post.

Un breve repaso de lo que es la fertilización asistida (FIVET)

Se puede consultar cualquier manual de embriología, ginecología, fertilidad o al wikipedia. Básicamente dirán lo mismo y señalarán que:

  • «En 1978, los doctores Steptoe y Edwards, un ginecólogo y un biólogo, fueron los primeros en conseguir dar descendencia a un matrimonio estéril mediante la fivet.
  • La técnica que pusieron en práctica consistió en tomar un óvulo del ovario de la mujer, fecundarlo en una placa de Petri con espermatozoides de su esposo, e implantar el ser humano embrionario resultante en el útero de la mujer.
  • Este procedimiento (tomar óvulos del ovario, fecundarlos in vitro y transferir los embriones resultantes al útero de la madre) se ha mantenido básicamente hasta hoy.
  • Sin embargo, se han ido introduciendo algunas modificaciones, entre ellas una fundamental: como en cada ciclo ovárico espontáneo de la mujer se produce ordinariamente un solo óvulo, lo cual resulta insuficiente para asegurar un rendimiento aceptable del procedimiento, se recurre a practicar una hiperestimulación hormonal del ovario de la mujer a fin de provocar la maduración simultánea de varios folículos ováricos. Se garantiza así la recogida de óvulos suficientes, y aun sobrados, para realizar la fivet.
  • Los óvulos, que se recogen en número plural (lo ordinario es de seis a diez) son inmediatamente fecundados, pues son células de corta supervivencia. Como ni se pueden conservar vivos mucho tiempo ni resisten bien el proceso de conservarlos en estado de congelación para descongelarlos después, hay que fecundarlos pronto, con lo que se obtiene un elevado número de embriones.
  • Como, una vez fecundados, no se puede transferir a la madre todos los embriones resultantes, por el peligro de producir un embarazo múltiple que difícilmente llegaría a término, se intenta conservar los embriones en estado de congelación para transferirlos en ciclos sucesivos (los embriones resisten mejor la congelación que los óvulos sin fecundar).
  • En cada ciclo, se transfieren a la mujer unos pocos embriones, normalmente tres, para evitar el riesgo de embarazo múltiple que se seguiría en caso de transferir más. Si es posible, siempre se transfiere más de uno, para garantizar así la mayor tasa posible de éxitos.
  • Tras la transferencia de algunos de los embriones producidos, quedan embriones “sobrantes”.

Aquí podemos ver una infografía aparecida en el Diario El Comercio el 23 de julio del 2008, a los  30 años del primer “bebé probeta”, y cuya fuente es el Dr. Luis Noriega de la Clínica “Concebir” .

Dar click en la imagen para agrandar

Como se ve en esta infografía se ve claramente que se crean embriones en exceso para luego, si “sobran”, congelarlos. Lo que no dice es que indudablemente este tiempo de congelamiento tiene un plazo y los embriones terminan desechados o como “producto de investigación”. Es más muchas de estas empresas o “clínicas de fertilidad” dan un plazo máximo de crioconservación, y una vez concluido, si no es renovado, disponen del mismo, pero como han pasado tanto tiempo, y hay una posibilidad de un daño muy alto en los embriones, terminan siendo eliminados.

Un artículo muy revelador fue publicado el la Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología por el Dr. Carlos Gómez Fajardo denominado “La aporía de los embriones sobrantes” en la que señala:

En las tecnologías de reproducción asistida (fertilización in vitro y transferencia de embriones, FIVET) opera una dinámica intrínseca de dominio y de muerte selectiva. Son conocidos los problemas planteados por los embriones “sobrantes”, una de las realidades de estos procesos, de las cuales -muy comprensiblemente- los difusores, tecnócratas e inversionistas involucrados en ella, menos hablan. Se entiende que se refieran poco a ello, pues están, ellos y sus clientes, ante una verdadera “aporía”, un problema sin salida: no debemos dejar en el olvido que en el Reino Unido, en 1996, fueron “descartados” 3.000 embriones humanos, debido al cumplimiento de los términos prescritos por un mandato legal que impedía su mantenimiento por mayores períodos de tiempo en condiciones de criopreservación…

Como se recordará, en el “Aquelarre del Sur”, el “Primer Congreso de “Derechos Reproductivos” realizado en el mes de noviembre del año pasado en Arequipa, hubo una mesa para “Reproducción Asistida” en la que participó Alfredo Celis en representación de la Sociedad Peruana de Fertilidad. Y esto es fácilmente explicable porque en el fondo tanto el aborto provocado como la creación de embriones, que luego se desechan, participan de la misma lógica que va en contra de la dignidad humana y el valor de la vida: nosotros disponemos de quién vive o no, nosotros somos dueños de la vida. Ambas prácticas quieren ampararse bajo una sombrilla que el embrión no es una persona humana con derechos. Y en el caso de las clínicas de fertilidad, de un vacío legal grave y reprochable.

Seguiremos más adelante con este tema, que refleja un vacío legal con un grave  componente ético, la indolencia del Estado por hacer que las leyes se cumplan y se defienda al concebido según la Constitución, el negocio de las “clínicas de fertilidad” y cómo es muy fácil a jugar a dioses y después lavarse las manos…

1 comment to Fecundación in vitro: Cerrando los ojos al filicidio (primera parte)

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>